jueves, 27 de noviembre de 2014

CARTA A SASHA




Fatma, que vive en el campo de refugiados de Asuerd en la Hamada del desierto argelino, escuchará en televisión una noticia que le dará una gran idea... contactar con una niña al otro lado del Atlántico: Sasha, una de las hijas del presidente Obama.








Así nos cuentan Estrella y Jonathan la charla sobre el pueblo saharaui.

Vinieron Carmen que es la madre de Suke, María y una mujer con gafas que se llamaba Ana.
Nos contaron que  los marroquíes les quitaron sus tierras a los saharauis y que tuvieron que irse a unas tierras que les había dejado no sé qué país en el desierto.
Hicieron sus casas de barro y con telas , las pegaban con barro y arena pero cuando llovía o hacía viento, las casas se destrozaban. 
El agua estaba sucia y se tenían que bañar con un barreño y el váter era un hoyo que le echabas un cubo de agua. 
El agua para beber estaba sucia y tenía bichos.
Si querían volver a su país, podían explotarle encima las bombas que habían puesto los marroquíes, también habían hecho un gran muro que estaba vigilado por muchos guardias.
Pasaban hambre y cuando intentaban volver, con las minas perdían parte de su cuerpo y algunos morían.
Desde España les mandan camiones con ropa y comida.

Ellas traían en el verano a niños/as de África, pero cuando llegaban a los 13 años ya no podían venir.
Todos/as quieren volver aquí a España porque allí no tenían nada en las neveras y tampoco neveras, los que tenían eran los más ricos.
Una niña que vino no sabía dormir en la cama, se caía y dormía en el suelo porque a eso no estaba acostumbrada. No quería comerse las chuches que le compraban, las guardaba en una bolsa para repartirlas con sus amigos cuando volviera a Sahara.

Hay niños/as que se acuestan a las 8 de la tarde porque no tienen para cenar y se van a dormir con mucha hambre.

A una familia le llevaron turrón y lo repartieron entre sus vecinos.
No podían pintar la escuela porque no había pintura y la enfermería estaba llena de tierra del desierto porque no tenían cristales en las ventanas. Algunos niños/as morían por no alimentarse bien, no podían comer zanahorias, manzanas, naranjas, verduras...

Imaginad que nos pasara a nosotros ¿qué haríamos?

ASOCIACIÓN DE AYUDA AL PUEBLO SAHARAUI
CHARLA SOBRE EL PUEBLO SAHARAUI


Tuvimos la suerte de tener por un tiempo a Suke en clase, una niña saharaui que estuvo en el colegio durante un curso y a la que nunca podremos olvidar.

Aprendió a leer aquí y nos ayudó a conocer la historia de un pueblo que tuvo que abandonar su país y   aprender a vivir de la solidaridad de los demás en campamentos de refugiados.
Conocimos a Carmen, su mamá española y a su nueva familia que la acogía durante el verano y la acogerá durante el verano que viene, el último, porque por su edad ya no podrá venir más, dejando ese hueco para otra niña o niño de menor edad.
Hoy hemos recibido la visita de representantes de la Asociación de ayuda al  pueblo saharaui y hemos podido conocer la situación en la que se encuentran estas personas y sus condiciones de vida.

 Una clase de la mejor asignatura que se puede impartir en un colegio, una clase de empatía y solidaridad.

Esperamos con impaciencia la visita a nuestro blog de Ana, su vicepresidenta, para que siga contándonos muchas más cosas de la gran labor que realizan y la forma en que podemos aportar nuestro granito de arena para ayudar a personas que  lo necesitan.







REGALANDO UN TROCITO DE CIELO
CONOCIENDO A SUKE
Y ¿QUIÉN HA DICHO QUE NO PODAMOS?

HACIENDO DE SHERLOCK HOLMES
HABLANDO DE MOZART
COMO CHICLE










P.D. Íbamos a la biblioteca pero, realmente, fue una suerte encontrarnos contigo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

url("http://downloads.totallyfreecursors.com/thumbnails/tinkerbell.gif"), auto;}