miércoles, 2 de abril de 2014

CARTA A LOS ALUMNOS DE COMPENSATORIA








 Queridos alumnos y alumnas de Compensatoria: 

El colegio Juan Pasquau, conforme indica un cuadro colgado de la pared del salón de mi casa: “Siempre estará en mi corazón”. Y lo seguirá estando hasta el fin de mis días. 

En él fui maestro por varios lustros. Y en él viví mis mejores años.  

Por eso, de vez en cuando, me gusta, desde la distancia, saber algo de él. Qué tal van las cosas. Cómo se portan los alumnos. Qué nuevas obras se han hecho. Qué compañeros se jubilan... Y aunque sé que el tiempo invita al olvido, yo no dejo de acordarme cada día del colegio, de vuestro colegio, de mi colegio. Muchas veces, cuando paso por ahí cerca, rodeando vuestras aulas y patios, no puedo evitar emocionarme y sentir que lo que fue mi casa, mi familia, mi vida... ahora sólo es una nube con espuma de recuerdos. Una nube que me consuela ofreciéndome el licor de la nostalgia para que yo lo beba a sorbos lentos... Una nube que también será vuestra algún día, cuando ya algo más mayores andéis por otros lugares y otros espacios. 

Y como en una ocasión vuestra profe, doña Asun, me invitó a conocer este blog vuestro, no he tenido más remedio que, con mucho gusto, entrar en él para saber más de vosotros y de vuestros sueños. Y lo hago desde el amor y el respeto. Los alumnos de compensatoria siempre fueron mis favoritos, mis predilectos, porque yo también fui, en cierto modo, un alumno de compensatoria en mi infancia, sólo que entonces no me pusieron, como a vosotros, a lo largo del curso, un maestro para ayudarme.  

Recién nacido me llevaron a Torreblascopedro, donde mi madre ejercía de comadrona. Pocos años después nos trasladamos a TorreperogilAsistí tarde a clase. Fue mi padre quien me enseñó en la casa a leer y escribir. Luego me apuntaron a una escuela que era un portal dondhasta hacía muy poco se recogían y comían las bestias de cargaTodavía olía intensamente a estiércolEn lo que eran los pesebres dejábamos las carteras. El maestro era un hombre huraño y oscuro que no tenía ni título. Y así hasta que mis padres se vinieron a vivir a Úbeda. Cuando me llevaron al colegio público yo andaba con cierto retraso respecto a mis compañeros... Y con diez años recién cumplidos me vi en un instituto rodeado de muchos libros enormes sin apenas ilustraciones, todo letras en blanco y negro... Y, como no contaba con ayuda de nadie, y yo tenía en mi corazón y en mi mente más sueños que realidades y me encantaba sobre todas las cosas la poesía y hacer teatros, me suspendieron. Hasta que encontré mi maestra de compensatoria. Se trataba de mi tía Antonia, una gran educadora que ejercía en Tomelloso, provincia de Ciudad Real. Me llevaron con ella y a lo largo del verano, con su ayuda, sus explicaciones, sus orientaciones, sus exigencias, su cariño..., logré aprobarlo todo en los exámenes de septiembre para sorpresa de todos mis profesores.  

Recuerdo que a lo largo de estos años escolares sufrí mucho. No fui muy comprendido. No me daban tiempo. Me exigían cruzar el río sin enseñarme antes a nadar. Levantar un rascacielos sin la cimentación, sobre un llano de arena. Hacer pan sin darme harina. Querían robarme la infancia para hacerme hombre enseguida. Y nadie, ni mi maestro de primaria, con el que estuve dos cursos, ni los profesores que impartían las distintas asignaturas en el instituto se preocuparon demasiado de míAquellos años fueron en mi vida una especie de calvario lleno de cruces y de clavos.    

Hoy ya no pasa eso. Ahora los de compensatoria tenéis la inmensa suerte de contar con alguien que, desde la entrega, la consideración y el aprecio, os lleva constantemente por el sendero de la recuperación, la sabiduría y el amor... Y llegaréis lejos, muy lejos..., porque, aparte de saber muchísimo, tendréis la alegría en el corazón de reconocer que tuvisteis una profesora que os comprendió y os ayudó a tener valores, ser mejores y más preparados 

El curso pasa pronto. Ya lo veréis. Y cuando llegue junio gozaréis de un final lleno de buen fruto. Mientras tanto, trabajad cuanto podáis sin abandonar vuestros sueños ni quemar etapas. Y cuando estéis preocupados, decepcionados, tristes, perdidos... entrad en vuestro blog, en este blog, y con el ratón pasad sobre el espacio abierto donde podéis crear estrellas, miles de estrellas, millones de estrellas... Ellas os darán luz y os pondrán alas blancas en el corazón para volar y llegar a donde sólo llegan los niños y las niñas especiales.  

Que seáis muy felices. Con mi amistad por siempre.  


Ramón Molina Navarrete 

               
GRACIAS DESDE TODOS NUESTROS CORAZONES




Y PORQUE LAS CARTAS SE CONTESTAN...


Hola, soy Josefa, me ha gustado mucho su carta, es muy bonita; se me han saltado las lágrimas y la maestra se ha sorprendido.

 Me alegro de que hayas sido un alumno de Compensatoria y de que te haya ayudado una maestra de Compensatoria. A mí también me ayudan mucho y me enseñan muchas cosas en mi colegio. A mi maestra de Compensatoria todos la queremos mucho porque es más buena que el pan con todos/as. 
Yo quiero ser peluquera y me voy a esforzar mucho. A mí también me gusta mucho la poesía. 
Adiós, encantada de ser tu amiga.


Hola, yo me llamo Luis y me ha gustado mucho su carta.

En tercero vine a Compensatoria pero  como era listo pronto volví a la clase en cuarto; he ido más o menos bien durante algunos cursos pero ahora en sexto he vuelto otra vez aquí porque necesito más ayuda y la seño Asun me enseñará poco a poco.
Yo tengo cuatro hermanos/as más, dos en el instituto y dos más aquí conmigo, se llaman Rafa, Amara, Antonio y Jonathan;yo soy el tercero.
Este colegio es el mejor, siempre ganamos en el fútbol porque tenemos jugadores muy buenos incluido yo que juego de delantero; cuando jugamos en el recreo meto uno o dos goles o más. 
Adiós , me ha gustado tenerte como amigo.


¡Hola Don Ramón!, soy Soraya y estoy en 6º curso, nos ha gustado mucho su carta y hemos visto su foto.

Aquí en el colegio nos va muy bien, han hecho un pabellón muy grande y muy bonito.
 Mi maestra de Compensatoria nos pone ejercicios muy pero que muy divertidos .
Yo me voy a sacar la carrera de peluquera y pienso estudiar mucho.
¡Ah! mi tutor es Don Alfonso , yo nunca había estado con este maestro, cuando llegas y lo conoces ¡es más bueno que el pan!
Este colegio es el mejor, tenemos una pizarra digital,una biblioteca muy chula con muchos libros interesantes, un maestro de gimnasia y una maestra de música que son  los dos muy simpáticos.
Bueno y con esto me despido, adiós.

¡Hola! yo soy Antonio el hermano de Luis, mi asignatura preferida es Educación  Física, nuestro profesor se llama Don Jesús y me gusta mucho hacer gimnasia porque hacemos muchos juegos, me gustan sobre todo las carreras porque siempre quedo el primero y también me gusta el fútbol.

Ahora estoy en 5º de primaria y mi tutora es Doña María José , es muy buena con nosotros y estamos muy contentos con ella.
Adiós


¡Hola Don Ramón!, yo me llamo Carmen y mi tutor es Don Alfonso.

 Me ha gustado mucho su carta.
Hemos leído todo su perfil y hemos visto su foto.
La escuela es muy divertida y en ella te lo pasas muy bien con todos los niños y niñas.
Tenemos un pabellón nuevo y las pistas son muy grandes, los maestros y las maestras son muy buenos.
Yo iba a Compensatoria y en 4º me quitaron porque ya había aprendido más. Cuando la seño Asun iba a por mi amiga, me quedaba con las ganas y ahora en 6º he vuelto a venir a esta clase de nuevo y estoy muy alegre por estar otra vez en esta clase. La seño es muy divertida y simpática y por eso me encanta estar con ella.
Las clases están chulísimas ¡hasta tenemos pizarra digital! y muchos ordenadores.
Muchas gracias por mandarnos esta carta tan bonita.


¡Hola! me llamo Estrella, me ha gustado mucho su historia y he visto su foto; la seño también nos ha contado que fuiste director en nuestro colegio y que escribes cosas muy bonitas.

Yo estoy en apoyo con Asun y mi maestra se llama Mª José y es muy buena . Me gusta mucho gimnasia porque me lo paso muy bien con mis compañeros jugando a la pelota. En el recreo juego mucho a correr con mis primas y mis amigas.
En Compensatoria también me lo paso muy bien con Asun, leyendo y escribiendo historias; tenemos talleres de creatividad y de las plantas en el que vamos a hacer un huerto vertical , también me gusta mucho cuando nos vamos a los ordenadores.
Hasta pronto.

¡Hola!, yo soy Estrella Fernández, me lo he pasado muy bien leyendo su historia, espero que le guste la mía. 

Soy del colegio Juan Pasquau, es muy bonito y divertido por eso me gusta.
El colegio ha cambiado mucho , han puesto un pabellón que es chulísimo. 
Ojalá viniera aquí alguna vez.


Mari Loli Ruiz


A mí también me encanta la poesía ¡admiro la poesía! , he escrito algunas y espero que te gusten.

El colegio está muy cambiado, tenemos pabellón y han puesto pizarras digitales en todas las clases.
Cuando me enteré que habían mandado una carta de un maestro que le gustaba la poesía me inspiraste y vi que había más personas a las que les gustaba la poesía y me alegré.

El colegio ha cambiado

y mi corazón.
Las hojas se caen
en el otoño,
si no estás tú
en primavera también.
Las músicas son alegres.

¡Espero que te guste!

Tu carta es preciosa.
Mi corazón ha cambiado por ti.














¡ Bueno, yo creo que no se puede acabar con un piropo más bonito! " Mi corazón ha cambiado por ti"


Es absolutamente alucinante nuestra Mª Loli , hemos podido comprobarlo en otros momentos que compartimos en el blog.


Pienso que no ha podido describir mejor lo que hemos sentido todos/as al compartir aquellas experiencias de tu vida que tanto te han acercado a nosotros/as.


 Te esperaremos siempre aquí, creando estrellas, miles de estrellas, millones de estrellas...


 Las personas que son capaces de cambiar corazones son personas especiales.

                                                       
                                                               Vuelve alguna vez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

url("http://downloads.totallyfreecursors.com/thumbnails/tinkerbell.gif"), auto;}