sábado, 2 de febrero de 2013

Hoy, lo más bonito que he leído nunca





Es sábado y como la mayoría de los sábados de mi vida me encuentro con todo el "armamento" para hacerle "una limpieza de cutis" a mi casa. Sobre la mesa del salón un par de libros y unos apuntes de mi hija (¡esta chica, siempre dejando todo en cualquier sitio!).
Dejo el Ocedar aparcado en una esquina y dándole la vuelta a un folio me encuentro con esta delicia de texto:

CONSEJOS DE UN AUTOR ROMANO A PROFESORES Y ALUMNOS






CONSEJOS A LOS PROFESORES

"Lo primero de todo, revístase el profesor de la naturaleza de un padre, considerando que está en lugar de aquellos que le han entregado sus hijos.

Sea serio, pero no desapacible. Hable a menudo de la virtud y la honestidad, sea sufrido en el trabajo, constante en la tarea, pero no desmesurado.
Responda con agrado a las preguntas de los unos y a otros pregúnteles por sí mismos.En alabar los aciertos de los alumnos no sea escaso ni exagerado. Corrija los defectos sin acritud ni palabras afrentosas. Esto hace que muchos abandonen los estudios, al ver que se les reprende como si los aborreciese.

De ningún modo debe permitirse a los alumnos levantarse de sus puestos ni dar saltos, cuando a alguno se le alaba."


CONSEJOS A LOS ALUMNOS


"Ya he dicho muchas cosas acerca de las obligaciones de los maestros, y ahora aconsejo sólo una a los alumnos:que quieran a sus maestros, quienes les van a transmitir la cultura, no menos que a la propia cultura, y que los consideren como si fueran sus padres, no biológicos, evidentemente, sino espirituales; este afecto conduce, en muchas ocasiones, al estudio. De esta forma, los escucharán de buen grado, creerán en sus palabras y desearán parecerse a ellos,pues así muchos alumnos contentos y dispuestos acudirán a sus clases.

Los que han sido reprendidos no se enfadarán y los que han sido alabados se alegrarán, de manera que serán muy queridos los que, por su dedicación al estudio, lo merecieron.
Y así como el deber de los maestros es enseñar, el de los alumnos es dejarse enseñar.
Además, ninguno de los dos se bastará sin el otro."

QUINTILIANO. De institutione oratoria.



Entre los renglones se ha ido entremezclando la música que suena en la radio , una canción que anda escalando puestos en los Cuarenta Principales, rabiosa actualidad...y pienso que este consejo que  Quintiliano nos dio allá por el siglo I también podría haber sido "compuesto" ayer mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

url("http://downloads.totallyfreecursors.com/thumbnails/tinkerbell.gif"), auto;}